Loading...

Las estadísticas de la mayoría de los países muestran con bastante claridad la tendencia emergente de la cremación. El fenómeno es muy notorio en las grandes capitales, como México D.F. donde son cremados entre el 35 y 40% de sus fallecidos, o en ciudades como Medellín, Colombia, que alcanzan más del 60%. En Brasil, Perú y Argentina hay igualmente una tendencia cada vez mayor de las familias a elegir la cremación como la forma más conveniente de disponer de los restos de un fallecido.

El auge de la cremación en latino-américa, tal como se presenta actualmente en muchos otros países del mundo, se debe a factores de tipo económicos, ecológicos y prácticos. Es decir, la saturación de los cementerios y el costo que involucra adquirir y mantener un bien raíz (espacio) en uno de ellos, la falta de tiempo de transporte de la gente para visitar a los difuntos, así como también por razones de salud pública, para evitar la contaminación del suelo y, sobre todo, debido al rápido cambio que se está dando en la mentalidad de la sociedad respecto a la cremación en sí.

Japón es el país con el mayor porcentaje de cremaciones respecto de las muertes anuales, con un 99,7%. Le siguen países como Taiwan y Hong Kong, en los que el 92% y 90% de sus fallecidos respectivamente, son incinerados. En lo que respecta al continente europeo, varios países han seguido esta tendencia. Suiza tiene el mayor número de casos, pues el 87% de las muertes terminan en cremación; le siguen Eslovenia y Dinamarca con un 83% y 81% cada una, respectivamente. Más atrás se queda Suecia con un 80% y el Reino Unido con un 75%. Mientas que Alemania, uno de los países con más relevancia política en el continente, registra un 55%. Estados Unidos, por su parte, también ha incrementado un alza en la industria de la incineración los últimos años, siendo el 2017 el primer año en el cual sobrepasó a la inhumación con un 51% de los fallecimientos.

Comentarios

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.